El descubrimiento más hermoso de todos

Llevo dos días releyendo este blog. Lo hago siempre que lo doy a conocer a un amigo y sé que lo está leyendo por primera vez. Me pone muy nerviosa saber que alguien está leyendo el blog. Por un lado me enorgullezco, por otro me alegro porque sé que le puede servir a quien lo está leyendo (sufra o no la enfermedad), pero luego viene la vergüenza, el miedo y el saber que a veces mi blog puede provocar dolor en quien lo lee, porque las emociones duelen y Mi atalaya es pura emoción, sin filtro, como vengo a ser yo cuando me permito no filtrar lo que pienso y siento.

He llorado. He recordado las emociones de las que hablo. Me he dado cuenta de que algunos de los sentimientos no han desaparecido. Y que seguirán ahí tiempo, hasta que quiera dedicarme a ellos, porque no todo hay que curarlo y entenderlo ahora en este preciso instante, hay botellas que es mejor que maduren unos años antes de abrirlas.

Y de repente, como suele pasarme, he descubierto algo. He descubierto que estoy curada. No se trata de haber ganado ninguna guerra, ni de haber llegado a la meta. Sino de estar curada. De que ya no existe Tenia. De que no la echo de menos. De que ya no tiene sentido hablar de ella. Que por eso quizá sea hora, por fin, de contar su historia en forma de novela. La eterna novela que nunca he terminado porque todavía estaba viviendo lo que ocurrirá en ella.

Dejadme que lo diga otra vez: estoy curada.

Da igual lo que pase en mi vida, la enfermedad no volverá a ser la protagonista.

Creo que este es el descubrimiento más hermoso de todos los que he hecho en este viaje. Porque ahora podré hablar de mí y de lo que me ha pasado en los últimos diez meses sin vergüenza, sin creer que ya no podía hablar de mis miedos, no fuera nadie a pensar que había recaído.

Otra vez, que me sienta bien decirlo: estoy curada.

He necesitado unos cuantos meses, lo sé, para asimilarlo, pero es que no es fácil, joder, dejar atrás los hábitos y los patrones que han marcado tu camino durante diez años.

Pero hoy ya lo he sentido, a partir de ahora formará parte de mí otro descubrimiento, el más hermoso.

Me he curado de un trastorno de la conducta alimentaria.

Tenia se ha marchado.

Y, hostias, tengo un montón de cosas que contaros ahora que no hay mordaza que me las calle. Tendré que empezar mañana. Hay tanto, tanto que decir sobre la recuperación, sobre lo que ocurre después de escuchar que te han dado el alta. Miranda lo decía en un comentario hace unos días: se leen un montón de historias sobre lo mal que se pasa, pero muy pocas sobre lo que se vive en ese tiempo de transición entre que te dan el alta y descubres que estás realmente curada. Un mundo. Un mundo nuevo. Algo que no has vivido jamás. Es como haber sobrevivido a un naufragio y diez años después te rescaten y te dejen en mitad de un puerto gigantesco que no conoces. No sabes qué diantre hacer y todo el mundo te mira sonriente como si el hecho de haber salido de la enfermedad significara que ya entiendes lo que ocurre a tu alrededor. Pues no, no sabes qué coño significa vivir una vida normal. No has vivido una vida normal en tu puta vida porque llevas diez años viviendo una vida anormal y absurda. Da miedo. Y estás sola. Y no sabes si prefieres recaer y volver a lo que conoces o seguir enfrentándote a ese gigante que es “ser normal” y que ni entiendes ni sabes cómo carajo manejar.

Maldita sea, tengo tanto que contar otra vez que será mejor que espere hasta mañana para empezar a hacerlo. Hoy tengo un dulce que saborear. Uno que es difícil de comprender si no lo has paladeado nunca, quienes lo habéis tenido en la boca sabéis cómo sabe: estoy curada.

Anuncios

8 comentarios

  1. Elisa Agudo said,

    05/10/2011 a 15:14

    Olé! Enhorabuena 😉

  2. Miranda said,

    12/10/2011 a 11:07

    Nebulosa, gracias por el principio, por eso de que podemos tener un sentimiento y no estar obligad@s a pensar en él y resolverlo ya; porque cada persona necesita su tiempo para afrontar las cosas -hablo de cualquier persona, no sólo de personas con TCA-.
    No es lo mismo que uno lo piense a leer que otra persona piensa igual. Gracias por eso.
    Y, en segundo lugar, pero no menos importante: Enhorabuena, felicidades.
    Es un gusto leerte así, “sin filtro”. A mí me cuesta, pero lo voy a intentar.
    No olvides que las felicitaciones de este “aprobado” son fruto de tu esfuerzo por “sacar nota”. Es estupendo que estés orgullosa.

    Un abrazo.

    • Nebulosa said,

      13/10/2011 a 19:58

      Lo que me costó aprender que no hay que arreglar todo ya, en este momento. Tener paciencia con uno mismo es tan difícil 😉

  3. 15/03/2012 a 23:01

    […] La dieta que empecé dio paso, en pocos meses, a la enfermedad que me ha torturado durante estos años y que he curado completamente. […]

  4. guadalupe said,

    25/08/2012 a 10:07

    Me alegro mucho por vos, hace años que sufro algo parecido y deseo con toda voluntad poder decir “estoy curada” necesito consejos, algo que me ayude a salir, ya no quiero seguir con esto que me tortura día a día…

    • Nebulosa said,

      04/09/2012 a 14:29

      El mejor consejo que te puedo dar, Guadalupe, es que busques ayuda profesional: un psicólogo sabrá guiarte por el camino que lleva a dejar atrás la enfermedad.

      • Elisa Agudo said,

        04/09/2012 a 15:31

        Guadalupe, apoyo totalmente a Nebulosa. Yo soy coach y también creo que un psicólogo es la mejor opción para comenzar a enfrentarte a tu enfermedad, ponerle nombre, separarla y diferenciarla de quién tú eres. Y pedir ayuda es un síntoma de valentía, no de cobardía como algunas personas creen. Recuerda que no estamos solos, acudir a un experto en este tema demuestra tu coraje y tus ganas de volver a estar bien. Recúperate a ti misma. Te lo mereces.

    • Nebulosa said,

      05/09/2012 a 14:14

      ¿Sabes, Guadalupe? El peor momento de todos al que una se puede enfrentar con esta enfermedad es la de aceptar que tienes un problema y que necesitas ayuda para curarte. Si consigues pasar esa barrera, llegará un día que dejes atrás esta pesadilla.
      Si necesitas hablar, de todas formas, mi correo está abierto para lo que necesites (nebulosahorsehead@gmail.com).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s