A cara descubierta

Esta semana he decidido hacer pública mi identidad. ¿Por qué? Supongo que porque esta etapa de mi vida ya está superada y no necesito tapar lo que he sido y lo que he sufrido por miedo a los prejuicios ajenos o a que me hagan daño. Mi vulnerabilidad es mi fortaleza, y quiero mostrársela al mundo, a quién quiera verla, porque ya no la veo como una debilidad, sino como algo que me ha fortalecido y me ha permitido ser quien soy.

Me llamo Inés Arias de Reyna. Sufrí bulimia. Y estoy curada.

Te invito a que te pasees por mi otra casa en la que soy mucho más activa que en esta y donde muestro todo lo que soy. Por eso mismo, he decidido llevar a mi otro blog, Lady Dragona, esta otra parte de mi vida, tan importante, que he mantenido escondida, no fuera a ser que alguien me juzgara por bulímica y no por las tantísimas cosas que realmente soy. Allí reescribiré, corregiré estas entradas y añadiré otras que faltan, también quitaré algunas que no aportaron gran cosa😉.

Gracias a todos los que seguisteis mi recuperación durante los años de tratamiento y a los que os habéis acercado a este blog después. Escribir sobre lo que me ocurría me ayudó a comprender la enfermedad y a entenderme a mí. Si no hubiera tenido quién me leyera, igual no lo hubiera escrito, así que en el fondo todo el que leyó (o lee) este blog, me ha ayudado a recuperarme. Os lo agradezco de corazón.

Mi cuerpo no es mío

Leo el relato «El día anterior a la Revolución», de Ursula K. Le Guin (Edhasa, 2004), dice: «Un buen cuerpo no es un objeto, no es un instrumento, no es una pertenencia que haya de ser admirada, es simplemente tú, tú misma. Sólo cuando ya no es tú, sino tuyo, algo que se posee, empiezas a preocuparte: ¿Está en buenas condiciones? ¿Servirá? ¿Durará?».

Creo que va siendo hora de que deje de considerar mi cuerpo como algo mío y empiece a verlo como lo que es: yo misma.

« Older entries

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.